Cubiertas de cocina de concreto

El concreto es un material sumamente expresivo, se puede moldear y utilizar en una infinidad de opciones, a pesar de sus numerosas ventajas no es el material más popular para cubiertas de cocina, ya que muchas personas se imaginan un bloque gris rústico que da la impresión al lugar de estar sin acabar. Pero el concreto se puede utilizar de diversas maneras y es tan válido su uso en un espacio rústico como en un espacio lujoso y moderno.

Algunas de las ventajas que presenta este material es que es económico, se puede fabricar en el sitio sin necesidad de esperar hasta dos meses la entrega e instalación del producto como sucede con algunas cocinas de línea. Se puede tener en distintos acabados, texturas, colores y formas, es resistente gracias a su dureza y la nobleza del material. Resiste bien a los cambios de temperatura y no se daña fácilmente con los objetos calientes o fríos típicos de un ambiente de cocina. De igual manera aunque por sí solo no resiste a las manchas ya que es un material poroso, con un sellador se proteje del derrame de sustancias. Es de fácil mantenimiento y a bajo costo, con una pulida pueden desaparecer hasta manchas muy penetradas. Es un material higiénico y es un material mucho más resistente a rayones que cubiertas como el Corian, la madera, el cristal o el acero inoxidable.

En cuanto apariencia las principales opciones son :

El color: Toda una paleta a escoger gracias a los productos de pigmentos al ácido para concreto, o bien la opción de que el color se haga desde la mezcla, evitando así que se decolore con el tiempo. 

 La forma: Por su facilidad de fabricación en sitio.

La textura: Desde un acabado pulido como espejo o bien un acabado más rústico. Ya sea con acabado mate o brillante.

Combinación con otros materiales: Se puede añadir a la mezcla otros materiales para dar una apariencia veteada o como de piedra natural, uno de los acabados más populares es el del terrazo, con piezas de tamaño irregular de otras piedras, o bien con insertos sobre la cubierta.

Los bordes: Estos pueden ser redondeados, con bisel, con algún remate o bien rústico.

El espesor: Se puede jugar con este elemento para lograr una gran expresividad plástica. 

Con accesorios integrados: El concreto al ser una mezcla a colar en un molde o cimbra, tiene la facilidad de que se pueden agregar desde el colado algunos elementos no sólo decorativos, si no a manera de accesorios prácticos empotrados en el mismo material. Como lo serían tarjas, tablas de picar, basureros, toalleros, etc.